El dimensionamiento es básicamente una sesión de terapia financiera. Como es la relación entre lo que siento, lo que pienso y lo que hago, y en que orden se desarrolla cuando se trata de dinero.

Las Neurofinanzas, nos permiten entender cómo las emociones, sesgan los procesos cognitivos que nos llevan a la toma de decisiones financieras en nuestras vidas.

Establecer las dimensiones emocionales, cognitivas y conductuales en nuestra relación con el dinero es el primer paso hacia una realidad financiera próspera, abundante y que nos brinde tranquilidad.

En este módulo buscaremos traer a la consciencia nuestras creencias, miedos y apegos, respecto al manejo financiero, que nos restan energía y nos impiden crecer patrimonialmente.

Identificaremos los mandatos familiares, culturales y sociales con los que hemos construido nuestra relación con lo material permitiéndonos reforzar comportamientos que nos benefician y soltar los que nos limitan.

 Buscaremos definir el problema, la necesidad o el deseo presente y el origen de esta situación, toda vez que aclaramos nuestro propio concepto de Calidad de Vida y Actividad Económica Ideal, pudiendo de esta manera redefinir o validar esa situación que nos está limitando vivir una vida próspera, tranquila y abundante.

Entramos entonces a una parte más mental, en donde desde la razón se buscará establecer la situación actual el de los recursos productivos, humanos y financieros con los cuales el consultante cuenta, para el logro de sus objetivos de vida.

Diagnosticaremos el estado financiero actual. Mediremos con indicadores técnicos la situación financiera presente, para así determinar el lugar desde dónde se empieza a crear una dinámica financiera constructiva.

La decisión fija el norte. En esta etapa plasmaremos claramente cuál es el objeto del dinero en nuestras vidas, no de manera subjetiva, todo lo contrario, buscaremos ser muy claros y describir a profundidad el objeto de nuestro trabajo, y los recursos que destinaremos a la construcción de nuestro patrimonio.

Al decidir, estamos teniendo en cuenta el concepto de costo de oportunidad, en donde de manera adulta, retiramos la energía de objetivos menos importantes y nos enfocamos en los que van en línea con nuestro propósito de vida.

Pasar de la razón a la acción. Ya tenemos claro dónde estamos y para dónde vamos, queda entonces buscar el "cómo" lo materializaremos. Que estrategias y que vehículos usaremos, para que partiendo de nuestra realidad consigamos nuestros objetivos.

Puntualizaremos entonces, los planes estratégicos a desarrollar, buscando mejorar el flujo de caja, aumentar los ingresos y optimizar los egresos, gestionando igualmente los activos, los pasivos y los riesgos.

La acción vence la intención. Redactaremos el Manifiesto de Planeación Financiera Integral MPFI, que nos servirá de guía y de testimonio de las decisiones que hemos tomado.

Estableceremos un cronograma de actividades que nos ayudará a fijar metas de mediano y corto plazo, fijándonos propósitos presentes y así lograr direccionar la energía y los recursos a la consecución de nuestros objetivos.

  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube
  • Amazon - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Twitter

© 2020 Pena Infante Inversiones