Por fin lo acepté: ¡LE TENGO MIEDO AL DINERO!



Hace unos años, vengo buscando, tratando de entender el dinero y las emociones. Empecé a estudiar finanzas comportamentales, neurofinanzas, neuroeconomía, y terminé estudiando psicología transpersonal, bioenergética, gestalt, psicogenealogía y hasta chamanismo.


Ha sido un viaje al interior de mi mismo.


Pensaba que podía encontrar las “razones” por las cuales los “otros” tenían una relación tensionante con sus finanzas y con su dinero, y me dí cuenta, que eso no debería importarme tanto, como, el porqué yo, tengo una relación tensionante con “mis” finanzas y “mi” dinero.


Para Carl Gustav Jung, uno de los más importantes psicólogos que ha existido, la sombra designa el aspecto que no es consciente en nuestra personalidad y que no reconocemos como propio. La sombra, son esos comportamientos, creencias, capacidades que hemos decidido, sin darnos cuenta, ocultarlos de nuestra realidad consciente, pero, aunque no lo tengamos presente, son nuestros. Al no reconocerlos como propios los vemos en los otros, se resaltan en los comportamientos ajenos, y nos molestan mas de lo normal.

El dinero es una convención poderosa, que nos refleja constantemente todo este aspecto oculto, tapado, escondido, refundido en lo mas profundo de nuestra psique. Entender esta relación y poder observar lo que genera el dinero en nosotros, es empezar a sanar el vínculo con nuestra propia capacidad de crecer, de florecer, de enriquecernos con la abundancia real y plena a la que tenemos derecho, pero que no vemos.

Somos también materia. Y lo somos por alguna razón. Estamos acá en este plano. El mundo nos presenta infinitas posibilidades de enriquecernos y vivir abundantemente, pero no las tomamos, no las vemos. Al contrario, nos saboteamos constantemente y nos convertimos en la principal razón por la cual no logramos lo que queremos. No queremos lo que decimos querer realmente, nos da miedo conseguirlo. Los orientales sabiamente lo dicen con estas palabras: “Ten cuidado con lo que deseas por que se puede hacer realidad”


Empiezo a ver mi realidad… ¡LE TENGO MIEDO AL DINERO! Como puede ser esto, si en realidad lo que ansío es tener dinero, entre mas mejor, o bueno no tanto no tan ambicioso…miedo, miedo, miedo, incluso me da miedo escribir en estas líneas expresando que quiero MUCHO dinero, siento que seré juzgado, siento que me traerá problemas, siento que dejaré mi mujer y mis hijos y me buscaré cuatro o cinco novias de 20 años, compraré un Yate y me iré a beber whisky y tener sexo hasta perder la consciencia, fantasias catastróficas que no son ciertas… (ya me fuí y volví)… tal vez por eso me da miedo.. me dá miedo mi sombra.


Entender que gracias a todas las creencias que existen en mi, la realidad de mi relación con el dinero se ha manchado. Tener dinero lo he proyectado como algo malo, ambicioso, codicioso. Y así desde mi subconsciente el mensaje que recibo es que no esta bien tener dinero. Siempre he sido muy bueno produciendolo, pero no tanto manteniéndolo.. y cómo lo voy a mantener si me hace sucio, ambicioso, codicioso… podría incluso despertar el demonio en mi y sacar lo peor de mi sombra.. no.. mejor lo gasto rápido, lo entrego caritativamente (reforzando mi impoluto ego) o incluso lo regalo, permitiendome malos negocios y ser aprovechado por payasos con proyectos ilusorios, a quienes inconscientemente he entregado el fruto de mi labor.


Estas son las razones que estoy empezando a ver del porqué le tengo miedo al dinero. Y me he dado cuenta que en general, todos le tenemos miedo al dinero. Tenemos miedo a florecer, a crecer y vivir una vida plena. Tenemos todo para serlo, tenemos todo para enriquecernos y crecer patrimonialmente, pero ¿por que no lo hacemos? Muchos son los llamados, pocos los elegidos, sólo quienes tienen el valor de hurgar en lo mas profundo de su sombra, enfrentarla, mirarla a los ojos y con compasión aceptarla, hacer comunión con ella y entender también que como dice don Jorge*, somos “mitad hijos de Dios y mitad hijos de puta”.


Tenerle miedo al dinero, es tenerle miedo a nuestra capacidad de crear y transmitir valor a la sociedad, tenerle miedo a florecer, y ser plenos, auténticos con lo que hacemos. Miedo a exponernos, a perder la ilusoria seguridad que hemos conseguido con tanto esfuerzo (y neurosis existencial). No queremos salir a vivir, no queremos arriesgarnos, nos asusta disfrutar de la vida, nos da miedo lo desconocido, nos da miedo arriesgar… Jesus dijo “la vida es de los que se arriesgan”, no tengo la referencia, pero me lo dijo un cura a quién le creo… igual, si no lo dijo Jesús con palabras nos lo expresó con su testimonio de vida, y no sólo Jesús, Buda, Mahoma, Confusio, Socrates, Gandhi, Teresa, Javier, Francisco… y toda la humanidad que se ha permitido la vulnerabilidad que trae vivir una vida sin miedo, vivir una vida en el amor, por que lo opuesto al amor es el miedo y vivimos cagados de miedo (esto también me lo enseñó el mismo cura++)


… Entonces… ¿Cuál es su miedo? ¿Cuál es su sombra?


*Jorge Llano director Escuela de Transformación Humana Colombia.

++El cura: Anthony De Mello


32 vistas
  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube
  • Amazon - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Twitter

© 2020 Pena Infante Inversiones